Esto creemos

Previous Next
¿Qué creemos en la Sociedad Misionera Internacional? Mientras la iglesia de Dios permanezca en este mundo de tinieblas para luchar contra...
1. Creemos que la Biblia es la Palabra de Dios... ... y que El mismo es el Autor, habiéndonos revelado su voluntad en el Antiguo y Nuevo...
2. Creemos en un Dios (Padre) eterno... ... omnipotente, omnipresente y omnisapiente. Él es el Creador, Gobernante y Sustentador...
3. Creemos que Jesucristo es el Hijo de Dios... ... es la imagen misma de su Padre. Hebreos 1:1-3, 8; Colosenses 1:15; 2:9; 1 Timoteo...
4. Creemos que el Espíritu Santo se encontró en acción desde el principio... ... y se encuentra constantemente en acción en la salvación. Génesis 1:2; Salmo 51:11;...
5. Creemos que Dios, en el sexto día de la creación, creó al hombre... ... a su imagen, perfecto y con la facultad de libre albedrío. Génesis 1:26-28. “Su...
6. Creemos que por su desobediencia al mandamiento divino el ser humano introdujo el pecado en el mundo... ...(Génesis 2:16, 17; 3:6), y por ello su naturaleza se hizo mala. La consecuencia del...
8. Creemos que el cuarto mandamiento es inmutable, igual que todos los demás... ...y es válido para todos los seres humanos. El sábado fue instituido por Dios después...
9. Creemos que Dios instituyó el matrimonio en el Paraíso y lo bendijo y santifico... “De manera que la institución del matrimonio tiene como su autor al Creador del...
10. Creemos que la profecía de Daniel 7:25 “…y pensará en cambiar los tiempos y la ley…”, se ha cumplido... ... Se anuló de los Diez Mandamientos el segundo que prohíbe la veneración y adoración...
12. Creemos que tras la caída en el pecado, el ser humano perdió su elevada posición ante Dios... ... y desde entonces todos los seres humanos se encuentran bajo el pecado y sus...
13. Creemos que Dios amó tanto al mundo que envió a su Hijo a este mundo para salvar a la humanidad... ...y aunque por doquier reinaba la corrupción y la rebeldía, ya había sido previsto un...
14. Creemos que sin la justicia de Jesucristo ningún ser humano mortal puede subsistir ante el Dios santo... ...El profeta Isaías se expresa del siguiente modo: “Si bien todos nosotros somos como...

Zona de usuarios

8. Creemos que el cuarto mandamiento es inmutable, igual que todos los demás...

...y es válido para todos los seres humanos. El sábado fue instituido por Dios después de los seis días de la creación, quien lo bendijo y santificó; y distinguió mediante su descanso. Fue dado como memorial de la creación y como día de reposo para los seres humanos; por lo tanto, es llamado también día del Señor. Dios nos ordena santificar este día por medio del descanso del trabajo, empleando su tiempo en la adoración y el servicio religioso. El sábado es al mismo tiempo símbolo de salvación, una señal de santificación, un testimonio de obediencia y una anticipación de lo que será la vida eterna en el reino de Dios. El día de reposo divino es la señal especial de sus hijos obedientes en el tiempo del fin. Génesis 2:1-3; Éxodo 20:8-11; 31:15; Levítico 23:3; marcos 2:27, 28; Lucas 16:17.

El viernes (día de preparación) deben terminarse todos los preparativos para el séptimo día. A él pertenecen entre otros, la preparación de la comida para el sábado, la limpieza de la vivienda, la preparación de la ropa y bañarse, para que así podamos entrar en el sábado con tranquilidad y recogimiento. Éxodo 16:23.

“Hay otra obra que debe recibir atención en el día de preparación. En ese día deben ponerse a un lado todas las divergencias entre hermanos, ora sea en la familia o en la iglesia. Expúlsese del alma toda amargura, ira y malicia. Con espíritu humilde, ‘confesaos vuestras faltas unos a otros, y rogad los unos por los otros, para que seáis sanos’ (Santiago 5:16).” -3 Joyas de los Testimonios, 22

Concerniente a los viajes, leemos: “A fin de alcanzar las iglesias que necesitan nuestra ayuda y darles el mensaje que Dios desea que oigan, pueden sernos necesario viajar en sábado; pero hasta donde podamos debemos conseguir nuestros pasajes y hacer todos los arreglos necesarios en algún otro día. Cuando emprendemos un viaje, debemos hacer todo esfuerzo para evitar que nuestra llegada a destino sea en sábado.” -3 Joyas de los Testimonios, 26

En sábado hay que abstenerse de todos los viajes seculares o comerciales, y también de conversaciones y actividades de la misma índole. Los temas de conversación deben tener un carácter espiritual, de manera que sean para la gloria de Dios y la edificación del espíritu. Isaías 58:13, 14.

“Dios ha mandado que se atienda a los que sufren y a los enfermos; el trabajo necesario para darles bienestar es una obra de misericordia, y no es una violación del sábado; pero todo trabajo innecesario debe evitarse.” -Patriarcas y Profetas, 302.

También requerimos que nuestros hijos sean eximidos de la asistencia a la escuela secular en sábado.

Según el orden de la creación el día empieza y concluye a la puesta del sol. Así pues, el sábado se inicia el viernes por la tarde con la puesta del sol y finaliza el sábado por la tarde con la puesta del sol. Génesis 1:5; Levítico 23:32; Lucas 4:31, 40.

2. Introducción

Como el séptimo día se encuentra establecido como colofón de la creación, se relaciona directamente con la obra creadora de Dios, tal como se indica en el Salmo 111:4 “Hizo memorables sus maravillas…”. De este modo, se constata una de la razones de la existencia del sábado: Memorial de la creación en armonía con Éxodo 31:16, 17 “Guardarán, pues, el sábado los hijos de Israel, celebrándolo por sus edades por pacto perpetuo: Señal es para siempre entre mí y los hijos de Israel; porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra y en el séptimo ceso, y reposó.”

El ser humano fue creado el sexto día de la creación y el sábado tiene una relación directa con él, según la declaración divina en Marcos 2:27, 28 “… El sábado por causa del hombre es hecho; no el hombre por causa del sábado. Así que el Hijo del hombre es Señor aun del sábado.” Una razón más de su existencia se vincula con el bienestar del ser humano. Un motivo más de su importancia se encuentra en la misma cita, puesto que Dios mismo lo instituyó, ya que según Juan 1:3 “Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho”.

“Aquí [Éxodo 20:8-11] no se presenta el sábado como una institución nueva, sino como establecida en el tiempo de la creación del mundo. Hay que recordar y observar el sábado como monumento de la obra del Creador. Al señalar a Dios como el Hacedor de los cielos y la tierra, el sábado distingue al verdadero Dios de todos los falsos dioses. Todos los que guardan el séptimo día demuestran al hacerlo que son adoradores de Jehová. Así el sábado será la señal de lealtad del hombre hacia Dios mientras haya en la tierra quien le sirva.…

Dios ha dado a los hombres seis días en que trabajar, y requiere que su trabajo sea hecho durante esos días laborables. En el sábado pueden hacerse las obras absolutamente necesarias y las de misericordia... A los enfermos y dolientes hay que cuidarlos todos los días, pero ha de evitar rigurosamente toda labor innecesaria.… Los que durante el sábado hablan de negocios o hacen proyectos, son considerados por Dios como si realmente realizaran transacciones comerciales. Para santificar el sábado, no debiéramos siquiera permitir que nuestros pensamientos se detengan en cosas de carácter mundanal.” -Patriarcas y Profetas, 315

3. Definición

El sábado se encuentra definido en las Sagradas Escrituras en una forma reiterada como ‘señal’, tal como se presenta en Ezequiel 20:20 “Santificad mis sábados, y sean señal entre mí y vosotros, para que sepáis que yo soy Yavé, vuestro Dios” Esta señal tiene propósitos identificativos y vinculantes, pues por una parte revelaba una característica de la Divinidad y la humanidad se unía con ella al reconocerla y hacerla suya, pues implica descansar en el Señor, pues la palabra sábado significa literalmente descanso.

El sábado como monumento conmemorativo de la creación divina amplía su importancia al convertirse en un memorial de liberación y redención, de acuerdo a la descripción de Deuteronomio 5:15 “Acuérdate que tú también fuiste esclavo en Egipto, y que de allí te sacó el Señor, tu Dios, con mano poderosa y brazo levantado. Por eso te ha mandado que guardases el día de sábado” No sólo estamos unidos a Dios porque él nos ha creado sino también porque nos ha salvado y además porque nos santifica: “Además les instituí mis sábados, para que fuesen una señal entre mí y ellos, y conociesen que yo soy el Señor que los santifica” Ezequiel 20:12, lo cual se llevó a cabo en el pasado y se cumple en el presente a través de Jesucristo, nuestro Salvador: “Mas por él estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual nos ha sido hecho por Dios sabiduría, justificación, santificación y redención.” (1 Corintios 1:3)

“Así como el sábado fue la señal que distinguió a Israel cuando salió de Egipto para entrar en la Canaán terrenal, así también es la señal que ahora distingue al pueblo de Dios cuando sale del mundo para entrar en el reposo celestial. El sábado es una señal de la relación que existe entre Dios y su pueblo, una señal de que éste honra la ley de su Creador.” -3 Joyas de los Testimonios, 16, 17

4. Características

El sábado reúne una serie de características que lo elevan en su importancia. A continuación se citan algunas de ellas:

Bendición: “Y bendijo Dios al día séptimo…” Génesis 2:3

Santidad: “…Dios al día séptimo… santificólo…” Génesis 2:3

Descanso: “Y acabó Dios en el día séptimo su obra que hizo, y reposo el día séptimo de toda su obra que había hecho” Génesis 2:2

Delicia: “Si retrajeres del día de reposo tu pie, de hacer tu voluntad en mi día santo, y lo llamares delicia, santo…” Isaías 58:13

Gloria: “… glorioso de Jehová…” Isaías 58:13

Adoración: “…y lo venerares, no andando en tus propios caminos, ni buscando tu voluntad, ni hablando tus propias palabras, entonces te deleitarás en Jehová…” Isaías 58:14

Reunión: “Seis días trabajaréis, pero el séptimo, que es sábado, es santa, día de descanso y de santa asambleaLevítico 23:3

Bondad: “… Lícito es, por tanto, hacer bien en sábado” Mateo 12:12

Estudio: “Y vino a Nazaret, donde había sido criado; y entró, como era su costumbre, el día de sábado, en la sinagoga, y levantóse a leerLucas 4:16

Predicación: “Llegaron a Tesalónica, donde había sinagoga de los judíos; y Pablo, según era su costumbre, entró en medio de ellos, y durante tres sábados razonó con ellos, sacando sus argumentos de las EscriturasHechos 17:1, 2

Purificación: “Y dije a los levitas que se purificasen, y viniesen a guardar las puertas, para santificar el día del sábado ...” Nehemías 13:22

Canto: “Canto para el día del sábado” Salmo 92, título

Prosperidad: “Será empero, si vosotros me obedeciereis, dice Jehová, no metiendo carga por las puertas de esta ciudad en el día del sábado sino que santificareis el día del sábado, no haciendo en él ninguna obra;… esta ciudad será habitada para siempre… Y vendrán de las ciudades… y de los alrededores ... trayendo holocausto y sacrificio, y ofrenda e incienso, y trayendo sacrificio de alabanza a la casa de JehováJeremías 17:24 - 26

“El cuarto mandamiento es, entre todos los diez, el único que contiene tanto el hombre como el título del Legislador. Es el único que establece por autoridad de quién se dió la ley. Así, contiene el sello de Dios, puesto en su ley como prueba de su autenticidad y de su vigencia.” -Patriarcas y Profetas, 315

7. Referencias

El modo de observar el sábado es de suma importancia, sí desea guardarse conforme al mandamiento, que incluye en su primer parte la siguiente declaración: “Acuérdate del día del sábado para santificarlo…” Éxodo 20:8. Recordarlo cada día de la semana para poder observarlo adecuadamente.

Es fundamental saber cuándo comienza el sábado de acuerdo con la Biblia. La respuesta es muy clara en Levítico 23:32 “…Desde la tarde hasta la tarde siguiente, guardaréis vuestro descanso”. Es decir, de puesta de sol a puesta de sol.

La Palabra de Dios establece seis días para trabajar y realizar todas las actividades necesarias: “Seis días trabajarás, y harás toda tu obra” Éxodo 20:9, pero el día séptimo o sábado no debe realizarse ningún trabajo “…No harás en él trabajo alguno” Éxodo 20:10. Sino que todas las actividades deben tener una perspectiva espiritual, pues Cristo realizaba una sería de tareas propias de sábado: “Según su costumbre, entró en la sinagoga el día de sábado,…” y “Era sábado el día en que Jesús hizo lodo y le abrió los ojos” Lucas 4.16 y Juan 9:14.

El sábado requiere una preparación previa que se encuentra enmarcada en un día específico: “Era el día de la preparación y apuntaba el sábado” Lucas 23:54. El día anterior al sábado es el viernes. Así pues, éste es el día de preparación para el sábado.

Las instrucciones bíblicas que encontramos acerca de la correcta observancia del sábado se detallan a continuación:

Cesación del trabajo secular: “Entonces el rey de Egipto les dijo: Moisés y Aarón. ¿Por qué hacéis cesar al pueblo de su obra?…” Éxodo 5:4

Cesación culinaria: “…esto es lo que ha dicho Jehová: Mañana es el santo sábado, el reposo de Jehová: lo que hubiereis de cocinas, cocinadlo; y todo lo que os sobrare, guardadlo para mañana” Éxodo 16:23

Cesación de compra y venta: “…y protestéles acerca del día que vendían… También estaban en ella tirios que traían pescado y toda mercadería y vendían en sábado a los hijos de Judá…Y reprendí a los señores de Judá, y díjeles: ¿Qué mala cosa es esta que vosotros hacéis, profanando así el día del sábado?” Nehemías 13:15-17

Cesación de conversación sobre temas profanos: “…ni hablando tus palabras” Isaías 58:13

Cesación de los propios planes: …no haciendo tus caminos, ni buscando tu voluntad…” Isaías 58:13

“Si el sábado se hubiese observado universal-mente, los pensamientos e inclinaciones de los hombres se habrían dirigido hacia el Creador como objeto de reverencia y adoración, y nunca habría habido un idólatra, un ateo, o un incrédulo.” -El Conflicto de los Siglos, 491

6. Comentarios

“A principios del siglo IV el emperador Constantino expidió un decreto que hacía del domingo un día de fiesta pública en todo el Imperio Romano. El día del sol fue reverenciado por sus súbditos paganos y honrado por los cristianos; pues era política del emperador conciliar los intereses del paganismo y del cristianismo que se hallaban en pugna. Los obispos de la iglesia, inspirados por su ambición y su sed de dominio, le hicieron obrar así, pues comprendieron que si el mismo día era observado por cristianos y paganos, éstos llegarían a aceptar nominalmente el cristianismo y ello redundaría en beneficio del poder y la gloria de la iglesia. Pero a pesar de que muchos cristianos piadosos fueron poco a poco inducidos a reconocer cierto carácter sagrado al domingo, no dejaron de considerar el verdadero sábado como el día santo del Señor ni de observarlo el cumplimiento del cuarto mandamiento.

“Pero no paró aquí la obra del jefe engañador. Había resuelto reunir al mundo cristiano bajo su bandera y ejercer su poder por medio de su vicario, el orgulloso pontífice, que aseveraba ser el representante de Cristo. Realizó su propósito valiéndose de paganos semiconvertidos, de prelados ambiciosos y de eclesiásticos amigos del mundo. Convocábanse de vez en cuando grandes concilios, en que se reunían los dignatarios de la iglesia de todas partes del mundo. Casi en cada concilio el día de reposo que Dios había instituido era deprimido un poco más en tanto que el domingo era exaltado en igual proporción. Así fue como la fiesta pagana llegó a ser honrada como institución divina, mientras que el sábado de la Biblia era declarado reliquia del judaísmo y se pronunciaba una maldición sobre sus observadores.

“El gran apóstata había logrado ensalzarse a sí mismo ‘sobre todo lo que se llama Dios, o que es objeto de culto’ (2 Tes. 2:4). Se había atrevido a alterar el único precepto de la ley divina que señala de un modo infalible a toda la humanidad al Dios viviente y verdadero. En el cuarto mandamiento Dios es dado a conocer como el Creador de los cielos y de la tierra y distinto por lo tanto de todos los dioses falsos. Como monumento conmemorativo de la obra de la creación fue santificado el día séptimo como día de descanso para el hombre. Estaba destinado a recordar siempre a los hombres que el Dios viviente es fuente de toda existencia y objeto de reverencia y adoración. Satanás se esfuerza por disuadir a los hombres de que se sometan a Dios obedezcan a su ley; y por lo tanto dirige sus golpes especialmente contra el mandamiento que presenta a Dios como al Creador.

“Los protestantes alegan ahora que la resurrección de Cristo en el domingo convirtió a dicho día en el día del Señor. Pero las Santas Escrituras en nada confirman este modo de ver. Ni Cristo ni sus apóstoles confirieron semejante honor a ese día. La observancia del domingo como institución cristiana tuvo su origen en aquel ‘misterio de iniquidad’ (vers. 7) que ya había iniciado su obra en los días de San Pablo.” -El Conflicto de los Siglos, 57, 58

7. Conclusión

A continuación se presenta en esquema comparativo la Ley de Dios, original, tal como fue pronunciado en el Sinaí y transcrita en Éxodo 20:3-17 y la que ha sido cambiada. Es interesante notar que el sábado como cuarto mandamiento ha desaparecido, de acuerdo al Catecismo católico.

LOS DIEZ MANDAMIENTOS SEGÚN LA BIBLIA LA LEY SEGÚN EL CATECISMO CATÓLICO
   
   
   
   
   
   
   
   
   

 

¡Acuérdate de santificar el Sábado!