Lección N° 3 “El pueblo de Dios y la Doctrina del Santuario”

Sábado 16 de julio de 2016


“Todos los que han recibido la luz sobre estos asuntos deben dar testimonio de las grandes verdades que Dios les ha confiado. El santuario en el cielo es el centro mismo de la obra de Cristo en favor de los hombres. Concierne a toda alma que vive en la tierra. Nos revela el plan de la redención, nos conduce hasta el fin mismo del tiempo y anuncia el triunfo final de la lucha entre la justicia y el pecado. Es de la mayor importancia que todos investiguen a fondo estos asuntos, y que estén siempre prontos a dar respuesta a todo aquel que les pidiere razón de la esperanza que hay en ellos” (El Conflicto de los Siglos, pág. 479).

El santuario y el juicio

1. ¿Qué lugar ocupa la verdad acerca del santuario en la fe del pueblo de Dios?

Daniel 8:14 Y él dijo: Hasta dos mil trescientas tardes y mañanas; luego el santuario será purificado.

Hebreos 9:24 Porque no entró Cristo en el santuario hecho de mano, figura del verdadero, sino en el cielo mismo para presentarse ahora por nosotros ante Dios.

“La correcta comprensión del ministerio del santuario celestial es el fundamento de nuestra fe” (Carta 208, 1906; El Evangelismo, pág. 165).

“El asunto del Santuario fue la llave que reveló el misterio del chasco de 1844. Exhibió todo un sistema de verdades, relacionado y armonioso, que mostraba que la mano de Dios había dirigido el gran movimiento adventista y, al poner de manifiesto la situación y la obra de su pueblo” (Cristo en Su Santuario, pág. 99).

 

2. ¿Por qué es tan importante saber lo que está sucediendo hoy en el santuario celestial?

Hebreos 8:1, 2; 9:27 Ahora bien, el punto principal de lo que venimos diciendo es que tenemos tal sumo sacerdote, el cual se sentó a la diestra del trono de la Majestad en los cielos, 2Ministro del santuario, y de aquel verdadero tabernáculo que levantó el Señor, y no el hombre… 9:27Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio.

“El pueblo de Dios debería comprender claramente el asunto del santuario y del juicio investigador. Todos necesitan conocer por sí mismos el ministerio y la obra de su gran Sumo Sacerdote. De otro modo, les será imposible ejercitar la fe tan esencial en nuestros tiempos, o desempeñar el puesto al que Dios los llama. Cada cual tiene un alma que salvar o perder. Todos tienen una causa pendiente ante el tribunal de Dios. Cada cual debería encontrarse cara a cara con el gran Juez. ¡Cuán importante es, pues, que cada uno contemple a menudo de antemano la solemne escena del juicio en sesión, cuando serán abiertos los libros, cuando con Daniel, cada cual tendrá que estar en pie al fin de los días!” (El Evangelismo, pág. 165).

La intercesión de Cristo

3. ¿Qué ministerio está realizando Jesús por el hombre en el santuario celestial hoy? Mientras Él está suplicando por cada pecador arrepentido en el cielo, ¿qué deberíamos hacer?

1 Juan 2:1 Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo.

Hebreos 7:25 Por lo cual puede también salvar perpetuamente a los que por él se acercan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos.

“…Jesús entró en el lugar santísimo del celestial al fin de los 2.300 días de Daniel 8, en 1844, para hacer la expiación final por todos los que pudiesen recibir el beneficio de su mediación, y purificar de este modo el santuario” (Primeros Escritos, pág. 252).

“En el lugar santísimo está su ley, la gran regla de justicia por la cual es probada toda la humanidad. El arca, que contiene las tablas de la ley, está cubierta con el propiciatorio, ante el cual Cristo ofrece su sangre a favor del pecador” (El Conflicto de los Siglos, pág. 410).

“Mientras Cristo está purificando el santuario, los adoradores en la tierra deben repasar cuidadosamente su vida, y comparar su carácter con la norma de justicia” (Review and Herald, 8 de abril de 1890; El Evangelismo, pág. 166).

4. ¿Cómo se está llevando a cabo esta obra? ¿Qué será entonces quitado para siempre?

Job 31:14 ¿Qué haría yo cuando Dios se levantase? Y cuando él preguntara, ¿qué le respondería yo?

Isaías 43:25; 44:22 Yo, yo soy el que borro tus rebeliones por amor de mí mismo, y no me acordaré de tus pecados… 44:22Yo deshice como una nube tus rebeliones, y como niebla tus pecados; vuélvete a mí, porque yo te redimí.

“Y así como la purificación típica de lo terrenal se efectuaba quitando los pecados con los cuales había sido contaminado, así también la purificación real de lo celestial debe efectuarse quitando o borrando los pecados registrados en el cielo. Pero antes de que esto pueda cumplirse deben examinarse los registros para determinar quiénes son los que, por su arrepentimiento del pecado y su fe en Cristo, tienen derecho a los beneficios de la expiación cumplida por él. La purificación del santuario implica por lo tanto una obra de investigación, una obra de juicio. Esta obra debe realizarse antes de que venga Cristo para redimir a su pueblo, pues cuando venga, su galardón está con él, para que pueda otorgar la recompensa a cada uno según haya sido su obra (Apocalipsis 22:12)” (El Conflicto de los Siglos, pág. 416).

Humillándose y apartándose del pecado

5. ¿Qué fue importante para el pueblo de Dios durante el típico día de expiación y es aún hoy, mientras el cierre del tiempo de gracia se acerca y Jesús concluye el juicio investigador?

1 Juan 3:3 Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, así como él es puro.

Hechos 3:19 Así que, arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados; para que vengan de la presencia del Señor tiempos de refrigerio.

“Toda la ceremonia estaba destinada a inculcar a los israelitas una idea de la santidad de Dios y de su odio al pecado; y además hacerles ver que no podían ponerse en contacto con el pecado sin contaminarse. Se requería de todos que afligiesen sus almas mientras se celebraba el servicio de expiación. Toda ocupación debía dejarse a un lado, y toda la congregación de Israel debía pasar el día en solemne humillación ante Dios, con oración, ayuno y examen profundo del corazón…

“Mientras se prosigue el juicio investigador en el cielo, mientras que los pecados de los creyentes arrepentidos son quitados del santuario, debe llevarse a cabo una obra especial de purificación, de liberación del pecado, entre el pueblo de Dios en la tierra” (El Conflicto de los Siglos, págs. 414, 421).

6. ¿Cuál debería ser el interés especial de aquellos cuyos nombres fueron escritos en el libro de la vida en su bautismo?

Apocalipsis 3:5; 21:26, 27 El que venciere será vestido de vestiduras blancas; y no borraré su nombre del libro de la vida, y confesaré su nombre delante de mi Padre, y delante de sus ángeles… 21:26Y llevarán la gloria y la honra de las naciones a ella. 27No entrará en ella ninguna cosa inmunda, o que hace abominación y mentira, sino solamente los que están inscritos en el libro de la vida del Cordero.

“Cada nombre es mencionado, cada caso cuidadosamente investigado. Habrá nombres que serán aceptados, y otros rechazados. En caso de que alguien tenga en los libros de memoria pecados de los cuales no se haya arrepentido y que no hayan sido perdonados, su nombre será borrado del libro de la vida, y la mención de sus buenas obras será borrada de los registros de Dios…

“A todos los que se hayan arrepentido verdaderamente de su pecado, y que hayan aceptado con fe la sangre de Cristo como su sacrificio expiatorio, se les ha inscrito el perdón frente a sus nombres en los libros del cielo; como llegaron a ser partícipes de la justicia de Cristo y su carácter está en armonía con la ley de Dios, sus pecados serán borrados, y ellos mismos serán juzgados dignos de la vida eterna” (El Conflicto de los Siglos, págs. 474, 475).

Las teorías erróneas del adversario

7. ¿Qué advertencia es dada mientras Satanás intenta desestabilizar la fe del pueblo de Dios en el mensaje del santuario? ¿Cómo pelearán sus fieles por la corona de la vida?

Colosenses 2:8, 9, 6, 7, 8 Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo.  9Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad… 6Por tanto, de la manera que habéis recibido al Señor Jesucristo, andad en él. 7Arraigados y sobreedificados en él, y confirmados en la fe, así como habéis sido enseñados, abundando en acciones de gracias.

“Satanás está tratando continuamente de introducir suposiciones caprichosas res- pecto del santuario, degradando las maravillosas representaciones de Dios y del ministerio de Cristo para nuestra salvación, hasta ser algo que se adecue a la mente carnal. El quita su poder conductor de los corazones de los creyentes, y pone en su lugar teorías fantásticas inventadas para anular las verdades dela expiación, destruyendo nuestra con- fianza en las doctrinas que hemos tenido por sagradas desde que se dio por primera vez el mensaje del tercer ángel. De este modo quiere robarnos nuestra fe en el mismo mensaje que nos ha hecho un pueblo especial y ha dado los rasgos distintivos y el poder a nuestra obra” (Special Testimonies, Series B, No. 7, p. 17 [1905]; El otro Poder, pág. 53).

“Estáis luchando por la corona de vida... Vivid para agradar al que os consideró de tanto valor que entregó a Jesús, su Hijo unigénito, para salvaros de vuestros pecados... Mantened siempre en mente el pensamiento de que lo que es necesario hacer, debe hacerse bien. Depended de Dios para obtener sabiduría, de modo que no desaniméis a ninguna alma en el bien hacer. Obrad con Cristo en la conducción de las almas hacia Él... Haced todo lo que emprendáis de la mejor manera posible. Jesús es vuestro Salvador y confiad en él para que os ayude día a día, de modo que no sembréis cizañas, sino la buena simiente del reino...” (Hijos e Hijas de Dios, pág. 285).

Para estudio  personal

El Conflicto de los Siglos, capítulos 23, 24, 28.

Mensajes Selectos, tomo 1, págs. 403, 404.

El Evangelismo, págs. 165, 166.